h1

Multi-review: iPhone 3GS (y un poco de historia)

mayo 9, 2010

Soy consciente de que tengo el blog un poco olvidado y que actualizo muy poco y básicamente para poner cuatro fotos mal contadas y un par de líneas, así que os pido disculpas.
No os puedo prometer posts de altísima calidad, ni periodicidad en estos pero intentaré hacerlo lo mejor que pueda (creo que esto es un mal endémico en todos los blogs sin ánimo de lucro…).

Bueno, después de las justificaciones, vamos a entrar en materia. En esta serie de artículos, escritos desde mi iPad, os haré una mini-revisión de los últimos gádgets que han caído en mis manos .

Empezamos por el más veterano, el iPhone 3GS, que lleva ya conmigo un año, todo un récord -en cosa de un mes es más que probable que lo herede mi padre, todo dependerá del salto tecnológico que suponga el 3GHD-.

Hola iPhone

Más después del salto.

iPhone 3GS

Por mis manos han pasado muchísimos terminales móviles (Blackberrys, Nokias, Samsungs, iPhones…), pero solo dos han sido capaces de sobrevivir a las frenéticas renovaciones a las que estoy acostumbrado con este tipo de objetos: el Nokia N82 (lleva tres años conmigo -ahora de terminal secundario-) y el iPhone 3GS (a mediados de agosto cumplirá un año -mi terminal principal a día de hoy-).

iPhone 3GS

Podría intentar comparar el iPhone con el N82 o incluso con el iPhone 2G que me traje de Ohio tres veranos atrás, pero no es un aparato similar al primero y las diferencias con el segundo son tan abismales que realmente no merece la pena.
Así que, sin más dilación, me voy a centrar en el iPhone 3GS:

El iPhone -en general- es un concepto móvil diferente a los que hasta ahora existían y, aunque muchas compañías han intentado seguirle la estela diseñando productos similares (sin teclado físico, con pantalla táctil, etc), ninguna ha conseguido una experiencia de usuario tan completa y satisfactoria como éste.

El iPhone, como Apple tenía planteado venderlo y promocionarlo en un principio, era un producto que ya estaba predestinado a pasar sin pena ni gloria -véase el AppleTV, un gran fiasco-: cámara de 2 megapíxel (los terminales de gama alta por aquel entonces triplicaban la resolución -que no la calidad, que depende de la lente-), teclado en pantalla (¡imposible teclear sin mirar!), un contrato abusivo (hasta ese momento ningún operador ofrecía conexión a internet y, la verdad, es que se veía como una soberana tontería) y, para rematar, no se podían instalar aplicaciones que no fuesen de Apple -no, no había Appstore en iTunes, ni SDK para desarrolladores: solo tenías la calculadora, el bloc de notas y poca cosa más-).

Botones y conexiones

Afortunadamente, algunos hackers pudieron adentrarse a través de un agujero en la seguridad del software del aparato y estudiar la arquitectura del sistema operativo. De ahí surgió el primer jailbreak, que permitía saltarse la activación obligatoria para poder usar las funciones de éste que no requerían de conexión telefónica (vamos, lo que sería un iPod Touch muy rudimentario). Una vez realizado este paso debíamos proceder a realizarle el unlock/liberación con una combinación de botones y un programa en un principio exclusivo para mac (después todo se sofisticó más y mediante una combinación de teclas en la pantalla de inicio del teléfono sin activar, te metías vía wi-fi en una página web que te activaba el teléfono y también te hacía el jailbreak), para poder ya disponer de todas las funciones del terminal.

Una vez realizados todos estos pasos algunos avispados desarrolladores/hackers con amplios conocimientos en el iPhone OS empezaron a desarrollar algunas aplicaciones que ellos creían que eran básicas para el iPhone y que Apple se negaba a proporcionar. Más adelante se creó una especie de tienda/repositorio (parecido a lo que es Cydia hoy en día) dónde se aglutinaban todas las aplicaciones (¡y gratuitas!) no oficiales de los desarrolladores y otras utilidades (el teléfono estaba íntegramente en inglés -solo se vendía en Estados Unidos-, así que proliferaron los packs para cambiarle el idioma nativo, incluso el corrector ortográfico).
Apple, posteriormente se dió cuenta de todo el negocio que podría comportar el tema de las apps, se puso manos a la obra y creó la Appstore, liberó el primer SDK (kit para desarrolladores de software) y el iPhone empezó a ser interesante, porque las aplicaciones (software) que aprovechan las singularidades del hardware del terminal son las que lo hacen realmente útil.

iPhone 2G

Una vez entendido el por qué del éxito del smartphone podríamos pensar que el hardware es lo de menos, pero andaríamos equivocados. Si bien es cierto que el hecho de optimizar el software para el hardware del que se dispone es algo vital que caracteriza los productos de la manzana, el hardware y el diseño acaban de hacer del iPhone 3GS un producto redondo. Ahora os explico el por qué:

El diseño exterior tal vez no sea el mejor en cuanto a la durabilidad/cosmética (el marco y la manzana son plateados -se rallan muy fácilmente, como la mayoría de iPods- y la parte trasera es de plástico -carece de robustez-) pero es tremendamente ergonómico: se adapta a la mano perfectamente, siguiendo la filosofía de la Compañía de la Manzana en cuanto a usabilidad y manejabilidad.

Sin abandonar este punto, el de la usabilidad, cabe remarcar que el iPhone 3GS debe su S a la palabra Speed (velocidad), ya que su procesador interno, el más potente hasta la fecha en un iPhone, hace que todos las acciones que llevemos a cabo con éste (navegar por internet, transiciones entre fotos, jugar a videojuegos, consultar el correo) sea una experiencia muy satisfactoria debido a la fluidez del conjunto.

iPhone en su caja

Continuando con el hard, destacar la pantalla, que tiene una resolución muy buena (320×480 píxel), una vividez de colores genial y una respuesta increíblemente sensible a los movimientos de nuestros dedos (es capacitiva -detecta electrones en la superficie, por eso funciona con los dedos y no con los clásicos stylus-), además, el iPhone 3GS viene recubierta de una capa oleofóbica para que no se queden marcadas nuestras huellas digitales.

La cámara, de 3 megapíxel es pasable, puedes enfocar y grabar vídeo (¡en sitios bien iluminados, que no trae flash -físico-!) con una resolución aceptable, aunque es, probablemente, el aspecto que más debe ser mejorado en futuras revisiones del modelo en cuestión de hardware.

Tanto el micrófono como el altavoz graban y reproducen con una calidad considerable (he llegado a ver gente grabando podcasts con ellos, y los resultados son sorprendentemente buenos, para no tener un segundo micrófono cancelando el ruido/sonido de ambiente).

La antena wi-fi que incluye no es tan potente como la de un Macbook o un iMac, pero es resultona y la conexión con la red 3G también es correcta.

iPhone 3G HD (4G)

iPhone 3G HD (4G)

Los acelerómetros y la ausencia de botones (solo dispone de botón Home, subir/bajar volumen, lock/unlock y poner en silencio) nos dan nuevas posibilidades a la hora de jugar

Ahora nos encontramos con la peor de las características del iPhone: la batería. Con un uso normal no dura ni un día y si, como yo, le has hecho el jailbreak, con un poco de suerte durará 12 horas, una verdadera vergüenza. Espero que trabajen duro en este aspecto y apliquen las innovaciones en esta materia que ya han usado en los Macbooks e iPads.
Incluye como novedades el Voice Control y la brújula, pero son meramente curiosidades.

El software, aún no pudiendo reproducir contenidos en web flash y no teniendo de forma oficial –aún– multitasking (multitaera) funciona muy bien: cero cuelgues y inmediatez casi absoluta en todos los procesos.

Es un producto que recomiendo encarecidamente, pero sabiendo que se acercan las fechas para su renovación, esperaría a ver el nuevo modelo. En el caso de que no traiga mejoras muy significativas, el precio del 3GS bajará (como el del 3G ahora), así que saldréis ganando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: